sábado, 30 de junio de 2007

7.- UN GENIO EN EL ÁVILA


Capítulo VII. Despedida.
Varios días después, Despeinado vio venir por los aires al genio Aril; llegó cabalgando sobre una hoja seca.
-Adiós Despeinado, me voy a lo profundo de la cordillera, a encontrarme con antiguos amigos. Volveré a El Ávila, a conocer la familia de tus sueños.
Despeinado lo acompañó un largo trecho; lo vio perderse en la distancia y regresó a su nido. Había pensado un nuevo proyecto y hoy comenzará a convertir esos planes en acciones. Cantó con alegría:
-Menos palabras y más resultados.

4 comentarios:

Iéxhica dijo...

Gracias por tu Visita Josein, le di una visita a dos de tres blogs tienes y me paresen geniales, me gusta tu trabajo.

Existos!

Araya dijo...

Muy lindos los mensajes y los personajes. ni hablar de las pinturas =).

Saludos,

Rita dijo...

¡Hola Joseín!
Gracias por tu mensaje. Por fin me robo un tiempito para bloguear y me encuentro con un cuanto tan a proósito para lo que estoy viviendo.

Nadie puede ayudarte, sólo tú sabes la forma de tu sueño

Del cuento, me encantó esta frase, es algo que siempre intento inculcarle a mi hija. Gracias por tan bello relato, me lo hará más fácil.

La Flaca Simplona dijo...

Joseín, llegué hasta aquí, porque Rita colocó tu link en un comentario que dejó en mi último post, y la verdad que el relato es hermosísimo. Llegó justo cuando me hacía falta!!

Un abrazo!!